10 Consejos para prevenir enfermedades del corazón y accidente cerebrovascular (apoplejía o derrame cerebral)

10 Consejos para prevenir enfermedades del corazón y accidente cerebrovascular (apoplejía o derrame cerebral)

      Escrito por Gordon A. Ewy, MD, director emérito de la Universidad de Arizona, Sarver Heart Center

 

1. Asuma la responsabilidad de su salud.

La enfermedad cardiovascular es la principal causa de muerte en los Estados Unidos, y representa el 34% de las muertes, muchas de ellas repentinas y casi todas prematuras. Esto está por debajo del 40 % de hace sólo 40 años debido principalmente al tratamiento de los factores de riesgos comunes. Si usted tiene diabetes, su riesgo aumenta dramáticamente. La mejor prevención contra las enfermedades cardíacas y los accidentes cerebrovasculares es entender los riesgos y las opciones de tratamiento. El mayor riesgo es la ignorancia o el no estar informado. El primer paso entonces, es tomar la responsabilidad de su salud.

2. Conozca los riesgos.

El factor de riesgo más influyente para la enfermedad cardiovascular es la edad - mientras más años tenga, mayor es su riesgo. El segundo es su composición genética. Aunque todo el mundo está entusiasmado por el progreso científico en la investigación genómica,  las pruebas genéticas aun no son concluyentes ya que están en su infancia. Pero, como le digo a nuestros estudiantes de medicina, "Una buena historia familiar es prueba genética para el hombre pobre." Hemos entendido durante mucho tiempo que si sus padres, abuelos u otros parientes fueron afectados con o murieron de enfermedades del corazón, diabetes o accidente cerebrovascular, su riesgo es mucho mayor.

 3. No fume ni se exponga al humo de segunda mano.

La evidencia es abrumadora de que el consumo de cigarrillos y la exposición al humo de segunda mano aumenta los riesgos de enfermedades del corazón, enfermedad pulmonar, enfermedad vascular periférica y accidente cerebrovascular.

4. Mantenga una presión arterial saludable.

La presión arterial alta, llamada hipertensión, se le conoce como "el asesino silencioso", ya que va sin síntomas en la mayoría de los individuos. Hipertensión causa  el desgaste del revestimiento interior delicado de los vasos sanguíneos. Cuanto mayor sea la presión arterial (BP) mayor es el riesgo.

 El riesgo comienza a aumentar a partir de una presión de 115/70 mmHg y se duplica por cada aumento de 10 mmHg en la presión sistólica (el número más grande) y el aumento de 5 mmHg en el diastólica (el número más pequeño). La herencia y el aumento de la edad aumentan los riesgos. Revisarse la presión arterial en casa  podría ser un mejor indicador para medir la presión arterial que en la oficina del doctor. Un tensiómetro para medir la presión arterial es una buena inversión para su salud.

`           Lo mejor es no depender sólo de las lecturas de presión arterial en el consultorio de su médico ya que algunas personas sufren de hipertensión "de bata blanca" – es decir, su presión arterial sólo es alta  cuando están en el consultorio del médico. Otros han "ocultado" la hipertensión ya que normalmente es más alta cuando están fuera del consultorio. El pronóstico es mejor en relación con el medir la presión arterial en casa. Sin embargo, es importante que solo mida la presión arterial en la parte superior del brazo ya que los dedos o las muñecas no le darán una lectura precisa.

 

5. Controle su colesterol (lípidos en la sangre).

Lípidos sanguíneos anormales o elevados (grasas) son un importante contribuyente a la enfermedad cardiovascular. Sus lípidos en la sangre incluyen el colesterol LDL (colesterol malo)  HDL (colesterol bueno) y los triglicéridos. Cuanto más bajo su LDL y cuanto mayor sea su nivel de HDL, mejor será su pronóstico. La cantidad de colesterol en la sangre está determinada principalmente por tres factores: la cantidad producida por el hígado (esto es en gran parte genética), la cantidad absorbida por el tracto intestinal (esto es compuesto de lo que come al igual que lo que es producido por el hígado y extraído en el tracto digestivo y, finalmente, la edad - sus colesterol aumenta con la edad. Si usted está en riesgo, el uso de medicamentos es casi siempre necesario para bajar el LDL o para elevar su nivel de HDL. La proporción ideal de colesterol total dividido entre el colesterol HDL es 3.0. Si es más alto, es posible que necesite la dieta como terapia. El problema con la dieta es que, en general, sólo puede disminuir el colesterol total de la sangre en aproximadamente un 10%. Si usted tiene una fuerte historial familiar o elevados de Lp (a) (colesterol anormal raro que aumenta el riesgo), es por lo general cuando se requiere la terapia con medicamentos.

6. Limitar las calorías.

Las dietas de moda no funcionan. Si alguna de ellas lo hicieran, todos estaríamos en eso, ¿no es así? La tasa de obesidad entre los estadounidenses es alarmante y contribuye a lo que casi podría ser una epidemia de la diabetes, que es una enfermedad cardiovascular. Si usted tiene diabetes, su riesgo es el mismo que alguien que ya tuvo un ataque al corazón. La obesidad es causada por el consumo de más calorías que las que su cuerpo quema durante un día. El acumuló de la grasa abdominal es el principal riesgo. Tamaño de las porciones y la cantidad de azúcares en la dieta estadounidense han aumentado drásticamente en las últimas décadas. Al mismo tiempo, la cantidad diaria de ejercicio ha ido disminuyendo. Es un buen consejo para "beber slim" (agua, té, café). Utilice el control de porciones antes de empezar a comer y levantarse de la mesa antes de que usted se sienta “lleno”.

7. Haga del ejercicio un hábito diario.

La falta de ejercicio está contribuyendo a la epidemia de obesidad entre los estadounidenses. Los estudios indican que caminar dos millas al día es óptimo para la salud en general, y esas dos millas de caminata no tienen que ser todas a la vez. El ejercicio hace más que quemar calorías; también activa los genes que son de beneficio para la salud de otras maneras. Además, el ejercicio es uno de los mejores tratamientos para la depresión y la ansiedad. Sin embargo, hacer ejercicio por sí solo no puede controlar o reducir su peso - también debe modificar su dieta.

 

8. Escoja sus píldoras sabiamente.

Hay un gran interés en la medicina alternativa y es comprensible, ya que los pacientes quieren tomar la responsabilidad de su propia salud. Sin embargo, muchos toman medicinas alternativas, debido a la forma en que se comercializan. El verdadero hecho de que una sustancia es "natural" no prueba su beneficio para la salud. Después de todo, nadie en su sano juicio podría tomar arsénico simplemente porque es "natural". Es importante saber que los datos de la investigación a menudo se carece de medicamentos alternativos, suplementos y vitaminas, ninguno de los cuales son regulados por la FDA  (Food and Drug Administration de EE.UU).

¿Alguna vez prescribimos medicinas alternativas? En ocasiones lo hacemos! El mayor riesgo con muchos medicamentos alternativos es que el paciente piensa que está haciendo algo para mejorar la salud, cuando en realidad no es el hecho. Aunque se han mostrado algunas vitaminas para posiblemente ayudar a algunas condiciones, hasta la fecha ninguna ha demostrado que en verdad disminuya el riesgo de enfermedad cardiovascular. Hay algunas raras excepciones, como los aceites y la niacina (vitamina B) de pescado. También es importante tener en cuenta que las dosis altas de algunas vitaminas pueden interferir o contrarrestar los efectos de beneficio de algunos medicamentos recetados.

9. Reducir el estrés.

El estrés contribuye a las enfermedades cardiovasculares y, si es grave, puede causar un ataque cardíaco o muerte súbita. Hay varias opciones que ayudan a reducir el estrés, tales como el ejercicio regular, dormir lo suficiente, una buena relación con su pareja, riendo, servir como voluntario, o asistir a los servicios religiosos. Ver la televisión en general no es buena forma de relajarse y podría hasta agravar el estrés. Además, trate de evitar las situaciones y las personas que lo hagan ansioso o enojado.

10. Manténgase informado: Ciencia cambia constantemente.

Lo único constante es el cambio. Esto es especialmente cierto en la medicina ya que nuevas técnicas y nuevos conocimientos se desarrollan constantemente. No crea en todas las piezas de la "información científica" que se encuentran en los medios de comunicación o anuncios. Un gran número de estudios de investigación científicas son publicadas pero están mal diseñadas o contienen datos de rendimiento que no son representativos, por ejemplo, debido a la falta de un número suficiente de participantes. Tenga en cuenta que muchos estudios están financiados o patrocinados por personas físicas o jurídicas con un interés personal en obtener resultados favorables. La situación puede ser especialmente confusa cuando los estudios científicos dan resultados diferentes o incluso contradictorios, y esto ocurre muy a menudo.